Sir Isaac Newton: Entre la genialidad y la locura

¿Qué ser inteligente, qué ser accesible a las emociones que inspiran la contemplación de la belleza, quién podría observar, aunque fuera con un telescopio de muy pequeña potencia, los festones plateados de la luna creciente titilando en el firmamento sin sentirse transportado y separado de la vulgaridad de las cosas materiales? Camille Flammarion - 1880.

Por: Alfonso Vicini Parra

Arquitecto Universidad de los Andes, Design Builder en sistemas de evaluación energética en edificaciones y sistemas de iluminación artificial - Miembro de Astroséneca y ASASAC.

Nuestros Patrocinadores

Apóyanos en nuestra labor de apropiación y divulgación de la Astronomía en Colombia